12/3/08

¿Y si Dios Existe?.........

“por que la ira de Dios se revela desde el cielo, contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad, por que lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó, porque las cosas invisibles de El, su eterno poder y deidad se hacen claramente visibles, desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusas…..” ROM 1:18-22.

Quiero invertir algunas líneas para ti mi amigo, que vives y alabas tu incredulidad, que rechazas toda idea de teísmo, sabio en tu propia opinión, tú que detienes con injusticia la verdad, que dices en tu corazón: no hay Dios. Y lo que quisiera hacer no es invertir mi carbón en tratar de hacerte una demostración extensiva y persuasiva de la existencia de Dios; si Dios mismo no se ha dado a la tarea de querer satisfacer las necias exigencias de los hombres que niegan irracionalmente su innegable y asumida existencia, mucho menos lo haré yo. Voy al igual que El, a asumir lo que ya sabes, aunque lo niegues, que El esta ahí; el hecho de no preocuparte por como es, que le gusta, exige y demanda, opacando el grito constante de tu conciencia, opacando con injusticia la verdad, no quiere decir que estés en lo cierto.


Y lo único que quisiera traer a tu mente es la pregunta, ¿Y si Dios existe? A ti que nadas en el ancho mar de la incredulidad, quisiera agregar toneladas de incertidumbre de modo que seas sumergido hasta que clames por auxilio, ¿Si todas las posturas que has tomado hasta aquí son falsas? ¿Si has vivido en total confusión toda tu vida? Lo cual no puedes demostrar que sea lo contrario. ¿Si por otro lado, el testimonio de un creador dado por su creación (todo lo que ves) y su palabra (la Biblia) son ciertos y provienen de El (que de cierto lo son)? ¿Si es la realidad, que hay un ser supremo, lleno de poder, gloria y santidad, que gobierna y rige todas las cosas con el brazo de su poder, y que ha de exigir cuentas a todos aquellos que han hecho uso de lo que a El le pertenece? ¿Que da la vida y la quita, que pone y quita reyes? ¿Que sobre todas las cosas es justo y que ante la rebelión y terquedad de los hombres ha de actuar con juicio e ira? ¿Que ha decretado un día en el cual ha de juzgar a vivos y muertos y ha de separar a dos grupos, a unos, destinados para vida y gloria eterna, y a otros, a perdición, dolor, pena y castigo eterno por sus transgresiones y constantes rebeliones?

¿No son todas estas cosas suficientes para mover tu duro corazón a por lo menos preguntarse, acerca de su condición? No te das cuentas del terrible mal que acarrearas a consecuencia de tu necia posición. ¿No es una postura mas necia, absurda, y estupida, negar la realidad de que Dios esta ahí, que reconocer su señorío, y acercarnos a El, reconoceindo nuestra necesidad y sometiéndonos a su voluntad y palabra? ¿No es ser un incensato, Correr en contra de la evidencia abrumadora de que tenemos un Dios en los cielos, cuya gloria sobrepasa todo entendimiento, ante cuyos ojos todas las cosas están desnudas y tendremos que dar cuentas y no tornar nuestra actitud a El en total sometimiento?

Ese Dios que has negado, que crees haber pisoteado, que has blasfemado; en su paciencia te ha concedido estar donde estas; mas aun siendo el ofendido, contemplando tu condición de incredulidad y perdición, aunque la niegues; ese mismo Dios, ha suplido un camino para acercarnos a El, su nombre es Cristo Jesús, ese personaje que por mas ideas y controversias que digan en su contra, no podrán sacarle de nuestra historia, este que hace de tu condición una mas penosa y terrible, si sigues en tu dureza de corazón, pues añade aun mayor inexcusa a tu injustificable condición. Este dijo de si mismo ser el único camino, la verdad y la vida, dijo ser el pan de vida, ser aquel que vino a salvar al mundo de sus pecados, aquel que vino a mostrar la justicia de Dios, tomando las rebeliones de los hombre, tus constantes perversiones, injusticias e incredulidades, y llevándolas sobre si mismo, clavándolas en la cruz, aun cuando su vida como hombre fue sin pecado. Este, hoy es el único mediador entre Dios y los hombres, Dios ha dado en El, un sustituto, alguien que pago la deuda de millares de pecadores como tu y como yo, y hoy pide de ti y de todos los hombres que se arrepientan y confiesen su pobre condición y pecados.

No sigas pues en tu negligente posición, en tu triste condición, mi amigo, esto no es algo que amerite postergaciones, estas exponiendo tu alma inmortal al infierno eterno, a la condenación justa de tus despreciables pecados delante de un Dios santo y justo; ven hoy a Cristo, aunque no entiendas en su totalidad todas las cosas, tu vida es miserable y desgraciada, y lo sabes, no hayas sentido a nada y no lo hallarás mientras sigas en tu terco estado, sabes que estas mal, tu mente y conciencia gritan a tu corazón que no eres tan bueno como piensas, has mentido, odiado, idolatrado, airado pecaminosamente, has vivido para tu propia gloria, solo por mencionar algunas de las cosas que has hecho, las cuales son muchas mas que van en contra del carácter de Dios. No obstante te suplico, que entiendas que Cristo es un gran salvador, cree en El y serás salvo, acércate hoy a Dios por medio de El y declárale tus dudas y confusiones, como has obrado en su contra, y conforme a tu propia opinión antes que acorde con su palabra, dile a El, donde quiera que estés todo cuanto hay en tu corazón, acércate a El, pues el nos dice: El que a mi viene no le echo fuera. Cree en el señor Jesucristo y serás salvo. Si oyeres hoy su voz no endurezcáis vuestros corazones. Ven Hoy y humíllate delante de Dios, sometiéndote a su autoridad, y te aseguro que hallarás sentido a tu vida, llevando a cabo el propósito principal del hombre, glorificar y disfrutar de Dios por siempre.