11/7/09

¿Quien es tu molde?



Los seres humanos, sin excepción alguna, tenemos una tendencia natural a conformar nuestras vidas a aquel o aquello que admiramos; no es extraño oír decir a un niño que cuando crezca quisiera ser como su padre, mas aun, si este es el caso, le veremos practicar e imitar gestos, palabras y actitudes de su progenitor; de igual forma no es raro ver a la joven adolescente vestirse e imitar muchas de las cosas de esa famosa artista de quien se considera la fan numero uno. Considerando esta realidad, es increíble como, directa o indirectamente, bajo entendimiento o en ignorancia, cuando vemos a nuestro alrededor, la humanidad misma sigue este patrón. Si miramos detenidamente, al fin de cuentas veremos a una sociedad que se conforma y/o moldea a algo o alguien, mintiendo y estafando, engañando y siendo engañados, pervirtiéndose y corrompiéndose, sumergiéndose cada día mas en un fangal llamado pecado.

En cierta ocasión Jesús hablándole a un grupo de judíos, los cuales se envanecían en su condición racial como pertenecientes al linaje de Abraham, les confronto con palabras que entiendo muy adecuadas para dar fundamento a nuestro tema en este escrito:

Juan 8:39-44:
39 Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais. 40 Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham. 41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios. 42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió. 43 ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra. 44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

Quizás hay muchos que no tienen en común con estos judíos el que sean linaje directo del patriarca Abraham, muchos no tienen en común con estos el ser criados en la religión del judaísmo, pero lo que si comparten es un mismo molde, un mismo patrón y modelo, un mismo ejemplo al cual imitar, el diablo; no debe sorprendernos ver a multitudes cuyas vidas son imitaciones de gestos y actitudes que se conforman a los patrones y directrices de aquel que es descrito como homicida desde el principio, mentiroso y padre de mentira, pues al rebuscar concienzudamente nos encontraremos las marcas innegables de los deseos y maquinaciones del diablo, estos están sumergidos en el desenfreno pecaminoso y aunque no se percaten de tal, responden y siguen las pautas que dicta un corazón cuya forma ha sido dada por el diablo. Pero mi propósito no es ni acusar, ni juzgar, ni ofender a nadie con estas palabras, es más bien primeramente ser eco de las palabras dichas por Cristo, el cual no dudo en decirlas sin importar lo religioso que podían parecer sus receptores y meditar en la verdad de que esta verdad se puede experimentar desde otro ángulo. Así como lo que se admira para ser modelo para conformar la vida puede ser el diablo, que glorioso es saber que también puede serlo el Rey eterno, el santo y poderoso Dios de los cielos, cuya gloria y sabiduría sobrepasa todo entendimiento, y esto no por una capacidad intrínseca en nosotros sino porque El en su gracia asi nos lo permite. Asi como el mundo conforma su vida a los preceptos del diablo, ¿Por qué? Porque lo que el mundo quiere y admira son las obras de este: desenfreno, orgias, envidias, codicia, etc. Así también debería ser la actitud de los hijos de Dios, el admirar y deleitarse en la excelencia y grandeza de aquel a quien llaman padre, de modo que nuestras vidas sean cada día mas conformadas a la imagen de aquel a quien admiramos…..

Y aquí hacemos una pregunta: ¿A quien y qué admiras tú? Si tus decisiones, gustos, placeres y deseos giran en torno al mundo, permíteme decirte que eres un fan del diablo, y tu vida por feliz que parezca no es vida, es esclavitud, estas en la peor condición que hombre, mujer o niño pudiera estar, apartado de su creador, muerto en tus delitos y pecados y de continuar así, desperdiciaras tu corta vida aquí e invertirás una larga eternidad en el infierno, y mi deseo no es infundirte temor sino que tomes conciencia de tu triste condición. Mas no tiene porque ser así, pues es palabra fiel y digna de ser recibida por todos, que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, a aquellos que imitan los patrones separados de Dios los cuales estipula el diablo, El vino para ser posible que tengas un nuevo corazón, nuevos deseos un nuevo molde que de forma a tu vida. De modo que más que dar una nota que pudiera parecer acusadora, es mi oración que el señor permita que sea vista por ti como una nota de esperanza y salvación…. ¿Quieres dejar de ser materia prima para el molde del diablo? Ven a Cristo en arrepentimiento y Fe, El logro en la cruz del calvario todo cuanto necesitas para dejar de ser un imitador del diablo y pases a ser un imitador de Cristo.

A ti mi hermano en Cristo que has sido participe de la gracia de Dios siendo beneficiario de un nuevo corazón, debemos recordar siempre que nuestro deseo de imitar y ver a Cristo y su carácter formado en nosotros es directamente proporcional a nuestra admiración de El; en la medida que contemplemos su belleza y hermosura y le admiremos de una forma genuina, en esa misma forma desearemos ser mas como El,… que sea nuestra oración y deseo que Dios nos conceda una visión tan gloriosa de El que anhelemos ser una fiel representación de El en este mundo de tinieblas, para la alabanza de la gloria de su gracia!!