7/6/09

La Esperanza Cristiana - Emanuel "Dios con nosotros"

La vida cristiana muchas veces es presentada en las escrituras como una carrera y a aquellos que la viven como corredores, pablo nos infiere esta idea cuando nos dice en 1 Cor. 9:24-27, 

24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. 26 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, 27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

En la predicación del hermano pastor Salvador Gómez acerca de la esperanza, por otro lado, el nos presenta la realidad bíblica de que como creyentes somos peregrinos, que vamos de pasada por esta corta vida a aquella vida gloriosa que por gracia Dios nos ha dado. Teniendo esto en mente, la imagen del corredor y del peregrino, notemos lo siguiente:

Como creyentes hemos sido llamados eficazmente por Dios, dejando el mundo y sus placeres y siguiendo a aquel que nos llamó, negándonos a nosotros mismos y cargando nuestra cruz. No voy a explicar lo que envuelve este llamado solo quiero que veamos que detrás de este llamado y de esta vida de auto negación, “la biblia no nos presenta a aquellos que somos participes de esto como superhombres que viven de manera perfecta sin necesidad de nada ni de nadie, sino, que por el contrario, la biblia nos plantea la realidad de nuestra necesidad de que, al igual que el corredor requiere ejercitarse, disciplinarse, hidratarse, etc. para ser entusiasmado y movido a ser eficiente en su competencia, el cristiano necesita de provisiones de gracia para seguir adelante, siendo la biblia misma un medio vital y primario para este fin”.

Es aquí en donde entiendo que “la esperanza” y la verdad de Emanuel “Dios con nosotros” tienen un punto en común, el cual radica en lo que estas, como verdades absolutas han de producir en nosotros.

Para entender mejor lo que quiero decir consideremos primeramente “la esperanza” y como esta es usada y vista en las escrituras.

18 El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. Romanos 4:18

3 Siempre orando por vosotros, damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, 4 habiendo oído de vuestra fe en Cristo Jesús, y del amor que tenéis a todos los santos, 5 a causa de la esperanza que os está guardada en los cielos, de la cual ya habéis oído por la palabra verdadera del evangelio, 6 que ha llegado hasta vosotros, así como a todo el mundo, y lleva fruto y crece también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad, 7 como lo habéis aprendido de Epafras, nuestro consiervo amado, que es un fiel ministro de Cristo para vosotros, 8 quien también nos ha declarado vuestro amor en el Espíritu. Colosenses 1:3-8

2 por quien (Jesucristo) también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Romanos 5:2

11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; 12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; 13 compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. Romanos 12:11-13

21 Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado 22 en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; 23 si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro. Colosenses 1:22-23

11 Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, 12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas. Hebreos 6:11-12

3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. 1 Juan 3:3


No es mi intención el hacer una exegesis de cada uno de estos textos lo que si quiero resaltar es que cada uno de estos infieren lo siguiente de un modo u otro: que la esperanza es un agente motivador de la obediencia,………que conste, la esperanza en Dios y sus promesas.
De modo que vez tras vez somos llamados a considerar la esperanza a la que hemos sido llamados, pues el ejercitarnos en hacer memoria de esta esperanza deberá producir en nosotros nuevo vigor para seguir corriendo con paciencia la carrera que tenemos por delante. A mi entender, veo la esperanza como un instrumento en manos de la gracia por la cual recibimos entusiasmo, nuevas fuerzas y motivación para desconectarnos del mundo y poner la mira en los cielos donde esta Cristo sentado a la diestra de Dios, lo cual incluye anhelar una vida santa, el glorificar a Dios en todo cuanto hacemos, el estar dispuestos a padecer por su causa, entre otras cosas que vemos que los que no tienen esperanza no hacen. Los impíos no buscan vivir piadosamente, o mejor dicho no les es un tema importante el ser íntegros, mas antes, el pecar les tiene sin cuidado, por la misma razón de que en ellos no hay esperanza… de modo que vemos el valor que tiene y la función que desempeña la esperanza en nosotros como un agente motivador a la obediencia.

Ahora bien, ¿Que hay de Emanuel “Dios con nosotros” y su relación con la esperanza? Hemos visto la esperanza, el como y para qué esta es usada según las escrituras, pero ¿Que de Emanuel?

El nombre Emanuel significa “Dios con/para/por nosotros”, este nombre lo vemos ser adjudicado a la persona del mesías cuando se profetiza su nacimiento por medio del profeta Isaías en Isaías 7:14, de este nombre y sus implicaciones Cristo Jesús pasa a ser real consumación y cumplimiento alrededor de unos 600 años mas tarde.
Cuando digo implicaciones, ¿a que me estoy refiriendo? Y es al considerar esto que vemos más claramente la relación que hemos de plantear.

En la medida en que la historia de la redención va siendo revelada, vemos a Dios llevando a cabo la consumación de su plan eterno, dando a conocer las maravillas de su gloria y de su gracia a un pueblo indigno. Este plan inicia su clímax en la encarnación y obra de Cristo, el mesías profetizado, pues el es Emanuel “Dios con nosotros”, aquel en quien habita corporalmente la plenitud de la deidad, aquel que ha dado a conocer al único Dios vivo y verdadero, el Dios invisible. De modo que cuando Cristo hace acto de presencia en su encarnación, viene a consumar la profecía indicada en su nombre…. Dios está con nosotros!!!!
Aquel que nadie ha visto jamás y que en su momento se manifestó en medio de su pueblo de una forma digamos parcial y condicional viene ahora a estar con/por/para nosotros, por la persona y obra de Cristo.

Esta gloriosa verdad es testificada por Cristo mismo en diversas partes de las escrituras, por ejemplo en mateo 4:17:

17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

También en Lucas 10:11 se infiere la misma idea:

11 Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero esto sabed, que el reino de Dios se ha acercado a vosotros.

De igual forma el testimonio de marcos al respecto es:

14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio. Marcos1:14-16

Por lo tanto, vemos que la realidad de que Dios se ha acercado a nosotros surte un efecto…………. ¡El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado…. Por lo tanto arrepentíos y creed en el evangelio!!!!!. La realidad de este efecto es tan real y poderosa que vemos que la predicación de Cristo se ve enfocada en esto,…. se espera que el entender y reconocer que Dios esta en medio nuestro afecte nuestras acciones.

En estos casos vemos el arrepentimiento como una actitud consecuente de que el reino de Dios se ha acercado, y es que no es para menos, el tener un entendimiento correcto de que Dios esta en medio nuestro, que se ha acercado, que a diferencia de lo postulado por los deístas que Dios es creador pero que se ha desentendido de su creación, que se encuentra fuera de ella de modo que no interactúa ni se involucra de una forma activa con el correr de la historia, en cambio no solo se involucra con los eventos que acontecen sino que se declara como el Soberano del universo y que mas allá de esto El mismo esta en medio nuestro, ha de encender en nosotros la chispa del fuego llamado obediencia.

Pero hay un pasaje que demuestra este efecto de una manera mas clara aun, el cual se encuentra en Deuteronomio 6:15, cuando luego de que Dios por medio de moisés exhortara al pueblo de Israel a la obediencia les plantea la razón para esta exhortación diciéndoles:

15 porque el Dios celoso, Jehová tu Dios, en medio de ti está; para que no se inflame el furor de Jehová tu Dios contra ti, y te destruya de sobre la tierra.

Dios llama a la obediencia, ¿Y que razones le da al pueblo para tal?.............”Dios está en medio de su pueblo”.

¿No es al igual que la esperanza, la realidad de que Dios esta en medio nuestro, que se ha acercado y esta con nosotros lleno de gracia y poder de una manera plena por la persona y obra de Cristo, razón que motiva la obediencia? O al menos ¿No es esta una realidad que “debería” producir en nosotros anhelo por conducirnos en obediencia de modo que el nombre de aquel que habita en medio nuestro sea glorificado?

Digo que “debería”, pues vemos ejemplos en las escrituras de muchos que aun sabiendo que Dios estaba en medio de ellos no actuaron en consecuencia, esta verdad no fue un agente de motivación a la perseverancia en la obediencia(el caso de Israel por ejemplo) y cosecharon los resultados de sus acciones pecaminosas. Es por esto que así como se nos debe recordar de la esperanza a la que hemos sido llamados, en búsqueda de desconectarnos de este mundo y poner la mirada en los cielos para seguir corriendo con paciencia la vida cristiana, así también debemos hacer memoria de que Dios no es un Dios lejano sino que esta cerca, en aras de velar por nuestras vidas y testimonios aquí pues junto con Agar hemos de decir Dios es el “Dios que me ve”.

Nuestro Dios no esta lejos, El se ha acercado, vivamos conformes a la esperanza a la que hemos sido llamados y en consecuencia a aquel que nos ha visitado con gracia y verdad. Regocijémonos en saber que Dios nos ha concedido su presencia y roguemos por que El nos haga conscientes de esta, motivando nuestros corazones, moviendo nuestra voluntad y alimentando nuestra mente, para andar en este mundo de una forma sobria justa y piadosamente, para alabanza y gloria de su gracia.